El Zoologico

Hace unos días visité el zoológico junto con muchos amigos. Nos costó bastante dar con su ubicación, anduvimos dando vueltas como locos por varios lugares desconocidos hasta que decidimos preguntar a un transeúnte por la dirección exacta.
Al fin llegamos y empezamos muy entusiasmados a explorar. Primero fui a la zona de los primates, me causó mucha risa verlos. Observamos a los jaguares, al hipopótamo que estaba sumergido en el agua y apenas asomaba la cabeza, animales extraños que jamás imaginé.
Para dirigirnos al hábitat de las aves tuvimos que cruzar un puente, me dio un poco de miedo resbalar y caer, por suerte nada pasó. Cuando llegué, recordé que hace algún tiempo habían robado a las guacamayas. Presté atención cuidadosamente las jaulas tratando de encontrar una explicación lógica ante tal acontecimiento y me pregunté: “¿Cómo habrán “escapado?”, no pude responderme. Seguí el recorrido junto con mis compañeros, regresamos al otro lado del zoológico y buscamos algo de agua.
Queríamos ir a la zona de las serpientes pero estaba demasiado lleno, la fila era larguísima y ya estábamos cansados. Dimos por terminada la visita al Parque Zoológico de El Salvador, el lugar en el que puedes ver a los animales de cerca, y volvimos a nuestras casas.
Fue un bonito viaje, aunque mis amigos dicen que hace falta la presencia de Manyula. No pude conocerla, lastimosamente, me imagino que su recuerdo está en la mente de los salvadoreños y eso habla muy bien de ella.

Logo del Zoológico Nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s